¿Cuándo me jubilo?

¿Cuándo me jubilo?
A pesar del énfasis que se pone en la edad legal de jubilación, lo cierto es que los trabajadores españoles se jubilan en la práctica dentro de una amplia gama de edades comprendidas entre algo menos de 60 años y algo más de 65. Descartando a aquellas personas que causan pensiones de Incapacidad o Viudedad, el cese definitivo, por razones de edad, de la actividad laboral puede intervenir a edades muy tempranas si se ha trabajado como minero o en actividades pesqueras, por ejemplo, o si uno se acoge a la jubilación anticipada. También es posible jubilarse después de los 65 años, incluso a los 70, si se es profesor de universidad. Con motivo de la entrada en vigor de la transición hacia los 67 años como nueva edad legal desde el 1 de enero de 2013, y recientes cambios en las condiciones para la jubilación parcial, la edad efectiva (media) de las nuevas altas de jubilación de la Seguridad Social ya supera los 64 años cuando hasta hace poco venía incluso disminuyendo.
Aunque muchas personas pensarían que la inmensa mayoría de los trabajadores se venían jubilando alrededor de los 65 años, por ser esta la edad legal hasta hace poco, lo cierto es que casi tantos trabajadores como se jubilan a los 65 años lo hacen a edades sensiblemente más tempranas. En particular, los 61 y los 63 años son dos “picos” de edad muy solicitados. Hay muy poderosas razones para ello. Todas ellas basadas en estrategias racionales permitidas por el sistema, que, diríase, no acaba de conocer la naturaleza humana.
En efecto, quienes se jubilan alrededor de los 61 años lo hacen porque su carrera de cotización, sus bases de cotización o ambas no les permiten ni siquiera alcanzar la pensión mínima del sistema, según la fórmula vigente, incluso de seguir cotizando hasta los 65 años. Además, son inmunes a las penalizaciones por jubilación anticipada justamente por estos mismos motivos. En ese caso, siempre recibirán la pensión mínima jubilándose cuanto antes y evitando seguir pagando cotizaciones. La edad modal de jubilación de este grupo de trabajadores es de 61 años. Por razones comprensibles, este comportamiento se observa más entre los trabajadores autónomos.
Por otra parte, muchos trabajadores por cuenta ajena, que han realizado largos años de carrera cotizando por bases de cotización elevadas, recibirían una pensión cercana a la máxima o incluso superior, siempre según la fórmula vigente, que les sería recortada hasta el nivel máximo, por lo que se jubilan lo antes que pueden siempre que las penalizaciones no les afecten demasiado. Ello suele suceder para la mayoría de estos casos alrededor de los 63 años.
El retraso progresivo de la edad legal de jubilación hasta los 67 años en 2027 va a provocar que todo el esquema de edades de jubilación se mueva, como ya lo está haciendo, de manera uniforme. Pero los incentivos que mantienen una parrilla tan amplia de edades casi “a la carta” van a continuar actuando.
Se preguntará algún lector por qué no incluyo en esta parrilla de edades de jubilación a los trabajadores acogidos al fenómeno de la mal llamada “pre-jubilación”, cuya edad media en la ocurrencia de su desvinculación con las empresas es simplemente desconocida, pero que debe estar muy por debajo de los 60 años. No creo que se deba mezclar este fenómeno, protagonizado por empresas y sus trabajadores, más o menos gustosamente, con el de la jubilación normativizada dentro del sistema de la Seguridad Social. De hecho, la pre-jubilación no es una figura propia del sistema y no tendría ninguna vinculación con la jubilación normativizada en ausencia de convenios especiales entre las empresas que la practican y la Seguridad Social, con intervención del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), que acepta pagar dos años de prestaciones por desempleo (más de veinte mil euros) y, de esta forma, aliviar el coste de esta práctica para las empresas. Además, lo cierto es que muchos trabajadores acogidos a los acuerdos de pre-jubilación siguen activos profesionalmente a través de colaboraciones profesionales con sus antiguas empresas o como consultores independientes.
Como puede apreciarse por lo dicho hasta ahora, la jubilación resulta ser más variopinta de lo que parece a priori, si bien las opciones que cada trabajador baraja en la última fase de su vida laboral vienen determinadas por estrategias individuales admitidas, cuando no estimuladas, por las normas del sistema. Estas normas, que son inteligentemente utilizadas por los trabajadores, bien asesorados por familiares y amigos, no siempre producen un resultado favorable al sistema.
Por José Antonio Herce
Presidente del Foro de Expertos de Mi Jubilación – Instituto BBVA Pensiones y Director Asociado de Analistas Financieros Internacionales (AFI).

Mi Jubilación

 

III Beca BBVA AM en Gestión de Activos

III Beca BBVA AM en Gestión de Activos

Bienvenido a la III Edición de la Beca BBVA AM en Gestión de Activos, una iniciativa que puede suponer un gran salto en tu carrera profesional.

El programa permite acceder al Máster en Gestión de Carteras en el Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), el centro oficial líder en formación financiera en España y Latinoamérica, y lo combinarás con una experiencia de 6 ó 12 meses de prácticas remuneradas en la Gestora de Fondos de Inversión y Planes de Pensiones del Grupo BBVA.

BBVA Asset Management te propone un programa compuesto por:

1 beca para el candidato con mejor puntuación global en el proceso de selección: Master en Gestión de Carteras y beca remunerada en Asset Management

BBVA Asset Management asumirá el 100% de la matrícula del Máster IEB en Gestión de Carteras (enero 2015 – enero 2016), valorada en 18.500 €, el cual contempla estancias en Madrid y Londres (London School of Economics). En paralelo con el Máster, el candidato completará una beca educativa de 12 meses en el Departamento de Inversiones de BBVA Asset Management con una retribución de 12.000 € brutos anuales. 1.000 € brutos mensuales.

Sus funciones durante la beca educativa estarán apoyadas en un Plan de Formación específico diseñado por el Departamento de Inversiones. Los objetivos de este plan son conocer la aplicación del House View de BBVA Asset Management; aprender sobre la monitorización de las carteras de fondos y planes; y profundizar en los conocimientos sobre la rotación de activos en las carteras, la valoración de activos y el performance attribution.

Al término del programa, el becario habrá adquirido un conocimiento exhaustivo en el marco de la gestión de fondos de inversión y planes de pensiones en BBVA Asset Management, aportándole un conocimiento integral del funcionamiento de una Entidad gestora de activos.

Concluidos el Máster y la Beca Educativa, BBVA se compromete a ofrecerle un contrato de trabajo en prácticas de un año de duración siempre y cuando el becario haya obtenido el Título Máster IEB de Gestión de Carteras y la valoración de la beca educativa realizada en BBVA Asset Management haya sido satisfactoria a criterio de la Unidad.

Un máximo de 10 becas parciales para los siguientes candidatos con mejor puntuación global en el proceso de selección

Estas diez becas cubren el 50% de la matrícula del Master IEB en Gestión de Carteras, asumiendo el candidato la diferencia  (9.250 €).

Asimismo, estos candidatos disfrutarán de una beca de 6 meses de duración en uno de los departamentos claves de BBVA Asset Management. La retribución fijada para esta beca es de 1.000 € brutos mensuales. Si la evaluación de las prácticas es positiva, al finalizar el programa podrán ser incorporados a los procesos de selección del Grupo BBVA.

Claves de la semana, del 08 al 12 de septiembre de 2014

Claves de la semana, del 08 al 12 de septiembre de 2014

Cierre semanal

La semana pasada ha sido francamente positiva para los mercados de renta variable, sobre todo europeos, por las medidas anunciadas por el BCE en su reunión del jueves, donde una vez más Draghi sorprendió al mercado, anunciando un nuevo programa de medidas expansivas para favorecer la mejoría de una debilitada economía europea, para evitar la deflación y fomentar el crédito. Sorprendió principalmente el “timing”, porque tal y como él mismo comentó en junio, esperábamos que al menos esperara a conocer el éxito de colocación de los TLTRO (septiembre y diciembre).

Otra de las grandes sorpresas fue la rebaja de 10 puntos básicos de los tipos de interés de referencia, pues al ser absolutamente testimonial (de 0,15% a 0,05%) no tendrá apenas incidencia en la economía. Con ello, Draghi quiere dejar claro que no le queda munición en política convencional y fomentar una mayor demanda de los inversores en los TLTROs. Esto podría explicar por qué se ha anunciado esta medida antes de la primera emisión de los TLTRO (18 de septiembre).

También anunció la compra de activos privados a partir de octubre, confirmando la compra de ABS y añadiendo la intención de comprar cédulas hipotecarias, aunque no se detalló ni su metodología (previsiblemente se anunciará en la próxima reunión del BCE, el 2 de octubre) ni su montante. En el mercado se filtró, incluso antes de hablar Draghi, que podrían llegar a los 500.000 millones de euros y Draghi nos dejó otra pista: pretende ampliar el balance del BCE hasta los niveles de marzo de 2012 (unos 3 billones de euros frente a los 2 billones que registraba a finales de agosto). La cuantía de estos programas, por tanto, en gran parte dependerá del tamaño que alcancen los TLTROs y del montante que esperen alcanzar en el esperado QE europeo. No esperamos que el programa QE pueda activarse antes de fin de año, sobre todo considerando que el paquete de medidas anunciado no se aprobó en la reunión del BCE por unanimidad.

Por otra parte, los conflictos geopolíticos, que han sido otra de las grandes referencias de este verano, con fuerte impacto en los mercados, están perdiendo incidencia, aunque seguiremos siguiendo la evolución de los acontecimientos: i) la firma del alto el fuego definitivo entre Gaza e Israel ha relajado considerablemente la tensión en la región; ii) el conflicto planteado en Irak sigue latente, pero ha perdido interés para los mercados porque no está afectando por ahora a los intereses económicos. No obstante, las amenazas terroristas podrían forzar el recrudecimiento del conflicto; iii) el conflicto en Ucrania, con especial incidencia para la economía europea, plantea un mejor panorama y el pasado viernes se firmó un alto el fuego entre Kiev y los prorrusos, aunque el conflicto entre Rusia y Occidente no está cerrado todavía.

Las palabras de Yellen en Jackson Hole hace dos semanas: “si el mercado laboral continúa mejorando más rápido de lo que anticipó la Fed, la subida de los tipos de interés podría adelantarse”, hicieron repuntar las rentabilidades de la deuda en EEUU, pero la decepción en los datos de empleo de agosto (tasa de paro 6,1%, en línea con lo estimado y creación de 142.000 puestos frente a los 230.000 esperados) han vuelto a retrasar estas expectativas. A pesar de este revés, los indicadores económicos en EEUU continúan señalando fortaleza (el martes pasado conocimos niveles máximos desde 2011 en el ISM Manufacturero de agosto), con lo que seguimos esperando próximos repuntes en las rentabilidades de la deuda en EEUU próximamente.

Continuar leyendo en bbvaassetmanagement.com →

Conoce a… Gonzalo Ortiz de Vigón, de Ventas de BBVA Asset Management

Conoce a… Gonzalo Ortiz de Vigón, de Ventas de BBVA Asset Management
Gonzalo, ¿en qué consiste tu trabajo en BBVA Asset Management?

Ayudar a los compañeros de la red de oficinas a comercializar nuestros productos.

¿Qué te gusta de trabajar en BBVA Asset Management?

La gente que trabaja aquí y la nueva sede de BBVA.

¿Qué te gusta hacer cuando no estás en la gestora?

En general mucho deporte pero tengo que tener cuidado ya que si me pongo en serio podría llegar a ser muy bueno en todos y eso a la gente de Madrid no les sienta bien, ya sabéis lo que opinan sobre los provincianos como yo….lo mismo que pienso yo de los de las afueras de Bilbao.

¿Qué has aprendido de esta crisis?

Que cualquier cosa puede pasar en cualquier momento y que en cualquier momento puede pasar cualquier cosa, de hecho en plena crisis aterrice aquí….así que imaginaros. Sigue leyendo →

Pensiones y educación financiera

Pensiones y educación financiera
El presidente de BBVA, Francisco González, resaltó durante la presentación del informe PISA sobre competencias financieras de la OCDE en París el 9 de julio de 2014 que “la educación financiera debe promoverse en todas las etapas de la vida, empezando en las edades más tempranas e integrándose en los planes educativos”. Este aspecto resulta especialmente importante teniendo en cuenta las consecuencias que ha tenido la falta de conocimientos en materia de finanzas en la actual crisis económica.
BBVA está desarrollando distintos programas educativos, entre ellos uno denominado ‘Mi Jubilación’, que se centra en la educación financiera en materia de ahorro previsional. Este proyecto pretende incidir en la importancia de “aportar información y conocimiento sobre las Pensiones a la sociedad a fin de que todos podamos comprender y tomar decisiones en beneficio de generaciones actuales y futuras”. Una de las líneas de actuación que se plantean en su página web (www.jubilaciondefuturo.es) es potenciar la educación financiera de la ciudadanía.
Este último objetivo se basa en las graves consecuencias para el bienestar futuro de los individuos que se derivan de la toma de decisiones erróneas (incluyendo la omisión) sobre el ahorro a largo plazo. Según un trabajo de Lusardi (2003), un tercio de la población adulta en torno a los 50 años de Estados Unidos no había tomado ningún tipo de iniciativa sobre los planes de ahorro para el retiro de la vida laboral. No existe ningún motivo para pensar que estas cifras no puedan ser similares o superiores en España, teniendo en cuenta que en Estados Unidos no existe un sistema de pensiones públicas tan desarrollado y extendido como el que existe en España. Sin embargo, el sistema español se encuentra en mayores dificultades debido a los problemas de sostenibilidad económica derivados no sólo de la crisis económica, sino también de factores más estructurales, como los de índole demográfica (véase para más detalles la tribuna del Profesor Jose A. Herce en el Boletín Mensual de julio de 2014).
Dado este contexto, Lusardi y Mitchell (2011) subrayan la relación que existe entre la falta de conocimientos financieros y la nula o escasa planificación adecuada de los recursos destinados al periodo de la jubilación. También destacan que el uso de canales formales y de fuentes acreditadas a la hora de obtener información financiera es más probable entre las personas que planifican su jubilación que entre el resto.
En un documento de trabajo publicado recientemente por el prestigioso National Bureau of Economic Research (NBER), Boisclair, Lusardi y Michaud (2014) muestran, a través de un experimento desarrollado a partir de un cuestionario en Canadá, que las personas más jóvenes y las de mayor edad, las mujeres, las minorías étnicas y las personas con bajo nivel educativo son los grupos que necesitan con más urgencia desarrollar y profundizar sus conocimientos financieros.
El desarrollo de la educación financiera específica resulta determinante teniendo en cuenta que los resultados para Canadá confirman que sólo un sesenta por ciento de las personas con un nivel educativo más elevado respondieron correctamente a todas las preguntas realizadas. Además, aquellas personas que obtienen mejores resultados en la encuesta disponen con mayor probabilidad de productos de ahorro relacionados con planes de retiro laboral, una conclusión muy consistente con los resultados obtenidos en otros países desarrollados, como EE.UU. y Alemania.
En España no se han realizado aún estudios orientados directamente a analizar la conexión entre educación financiera y los planes de jubilación del estilo de Lusardi. Sin embargo, un estudio preliminar realizado por la Unidad de Inclusión Financiera de BBVA Research con la base de datos de PISA confirma que, además de factores personales intrínsecos del individuo como la motivación y la autoconfianza, otros factores como el grado de madurez del alumno (nacidos en enero frente a nacidos en diciembre) y el género son relevantes a la hora de explicar los resultados del examen de competencias financieras. Las características socio-económicas de la familia del individuo y del entorno también influyen en las capacidades financieras. Estas conclusiones, en línea con los estudios señalados anteriormente, refuerzan la importancia de profundizar en el estudio de la relación entre pensiones y educación financiera en España.
Por Alfonso Arellano y David Tuesta
Unidad de Inclusión Financiera – BBVA Research.

Mi Jubilación