Informe de situación España, tercer trimestre de 2014

Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research presenta el informe de situación de España del tercer trimestre de 2014.

BBVA Research

Claves de la semana, del 15 al 19 de septiembre de 2014

Claves de la semana, del 15 al 19 de septiembre de 2014

Cierre semanal

La semana pasada transcurrió sin apenas referencias relevantes y con los mercados adelantándose a las importantes citas de esta semana. La mayor parte de la atención estuvo centrada en las especulaciones sobre las posibles consecuencias de la reunión de la Fed de esta semana. A nivel macro hubo pocas referencias, destacando las ventas al por menor de agosto, que excluyendo las ventas de coches, superaban las expectativas del consenso. Pocos avances por el lado geopolítico, con tensiones entre Europa y Rusia (por el lado de las sanciones) y con declaraciones de Obama sobre ataques al ISIS. El precio del crudo mantuvo la tendencia bajista, llegando a mínimos de más de un año.

Respecto a los eventos de la semana que empieza, el miércoles tendrá lugar la reunión de la Fed, el jueves conoceremos por la mañana la demanda de la primera emisión de TLTROs y a última hora del jueves o primera del viernes, el resultado del referéndum escocés. Este fin de semana, además, se han publicado importantes referencias económicas en China (ventas al por menor y producción industrial de agosto), que han seguido alimentando las dudas está planteando su economía y que están elevando las expectativas que apuntan a que podrían anunciarse nuevas medidas de estímulo económico y monetario.

El próximo miércoles la Fed, tras su reunión periódica, presentará la actualización de sus perspectivas económicas y de tipos de interés y previsiblemente confirmará el calendario de subidas de tipos de interés estimado en las previsiones publicadas en el mes de junio. Estas expectativas contrastan con las del propio mercado, que no espera subidas de tipos al menos hasta bien entrada la segunda mitad del año que viene, divergencia sobre la que han venido alertando las últimas declaraciones de los miembros de la Fed, así como un informe publicado por la Fed de San Francisco. La reacción al alza en las rentabilidades de la deuda a estas alertas está siendo muy tímida todavía y quizá tendremos que esperar hasta la reunión del miércoles para que el ajuste de la curva que venimos esperando comience a producirse con claridad.

No hay razones para pensar en que la Fed retrasará su expectativa de subidas de tipos en la próxima reunión, teniendo en cuenta que desde el mes de junio los indicadores económicos han continuado señalando el fortalecimiento de la economía estadounidense. Entre las señales positivas destacaron el crecimiento estimado del segundo trimestre, del 4,2% anualizado y los ISM de agosto, que alcanzaron máximos de los últimos nueve años, coherentes con tasas anualizadas de crecimiento muy significativas. Sin embargo, la moderación en el dato de empleo de agosto ha permitido a los inversores mantener ancladas sus expectativas de subidas de tipos para la segunda mitad del próximo año.

Los tipos implícitos continúan muy lejos de las previsiones del FOMC. El tipo implícito del bono con vencimiento diciembre 2015 está cotizando en niveles de 0,785 frente al 1,13% estimado por la Fed y el del bono con vencimiento diciembre de 2016 en 1,805% frente al 2,5% estimado por la Fed, reflejando todavía una divergencia importante entre lo que estiman los miembros del FOMC y lo que estima el mercado. Seguimos esperando que en las próximas semanas se vaya cerrando progresivamente esta discrepancia.

En caso de que Yellen volviera a emitir un mensaje muy “expansivo” o volviera a mostrarse muy preocupada por la calidad del mercado laboral, las expectativas de subidas de tipos volverían a retrasarse pero, en nuestra opinión, sólo de manera temporal, más aún con el final del Q3 tan próximo (previsiblemente en octubre). El único riesgo que podría amenazar este movimiento en los próximos meses sería un deterioro importante en las perspectivas económicas de EEUU.

Por otra parte, el próximo jueves a las 11:00 de la mañana tendrá lugar la primera emisión de TLTROs del BCE. En la última reunión del BCE se rebajaron los tipos de interés 10 puntos básicos con la intención de incentivar una buena acogida de esta emisión. No obstante, pensamos que una mala acogida por parte de los inversores a los TLTROs no necesariamente sería mal recibida por los mercados. Draghi anunció en la misma reunión que pretende elevar el balance del BCE entre 700.000 millones de euros y 1 billón de euros y para ello contaría con las TLTROs, las compras de ABS y cédulas recién anunciadas y también con el previsible QE, con lo que, si la acogida de las TLTROs no fuera buena, se elevaría la expectativa de que se active el QE en Europa, expectativa que es ahora mismo uno de los principales “soportes” tanto para la renta fija como para la renta variable europea.

El tercer factor relevante de esta semana es el resultado del referéndum escocés, del que conoceremos los resultados a última hora del jueves o a primera del viernes (las cerrarán a las 10pm). Las dudas respecto a cuál será el resultado, están creando incertidumbre no sólo en Reino Unido, sino también en el resto de Europa. Es difícil saber cuál va a ser el resultado del referéndum escocés, dado lo ajustado de las encuestas que se están publicando. Si la respuesta fuera “No”, la incertidumbre cedería y la cotización de los activos europeos previsiblemente repuntaría. Si la respuesta fuera “Si”, favorecería nuevas cesiones en la renta variable y una huida más clara hacia la calidad en los bonos soberanos, que estresaría aún más las primas de riesgo soberanas periféricas.

Continuar leyendo en bbvaassetmanagement.com →

Conoce a… Blanca Casas Carmona, responsable de Marketing Europa BBVA AM

Conoce a… Blanca Casas Carmona, responsable de Marketing Europa BBVA AM
Blanca, ¿en qué consiste tu trabajo en BBVA Asset Management?

El departamento está integrado en la Dirección Comercial de Fondos y Pensiones, prestando apoyo directo a los departamentos de ventas en la distribución de ambos productos. Para esto y especializado por cada canal de distribución, nos encargamos de a dar apoyo de marketing a través de distintas acciones:

-Eventos formativos, tanto con cliente interno (Red de Oficinas) como con cliente final.

-Comunicación: información comercial adaptada a cada canal como presentaciones, revista trimestral con noticias relacionadas con fondos y pensiones. Folletos para oficinas tanto de la gestora como de productos específicos.

-Definición y ejecución de acciones de marketing entorno al lanzamiento de nuevos productos o productos a impulsar.

-Vídeos formativos y publicitarios.

-Portales interactivos temáticos con toda la información disponible de los distintos productos.

-Publicidad en medios especializados y en nuestra Web de Fondos.

-Organización de Eventos de RRPP: cine con clientes, entradas eventos deportivos y gastronómicos, además de Planes de incentivación a la Red de oficinas.

-Coordinación de acciones de comunicación y marketing junto con los departamentos de marketing de los distintos canales de distribución: Banca Premium, Banca Comercial, BEC…

¿Qué te gusta de trabajar en BBVA Asset Management?

Voy a ser muy repetitiva pero es una realidad, la gente que trabaja aquí merece realmente la pena y hace muy fácil trabajar en equipo.

¿Qué te gusta hacer cuando no estás en la gestora?

Hacer todo tipo de planes familiares y con amigos: comidas, cenas, excursiones, viajes… cualquier sarao grande o pequeño, me encanta.

¿Qué has aprendido de esta crisis?

Que hay que ser prudente en todo momento y que al mal tiempo buena cara.

Sigue leyendo →

¿Cuándo me jubilo?

¿Cuándo me jubilo?
A pesar del énfasis que se pone en la edad legal de jubilación, lo cierto es que los trabajadores españoles se jubilan en la práctica dentro de una amplia gama de edades comprendidas entre algo menos de 60 años y algo más de 65. Descartando a aquellas personas que causan pensiones de Incapacidad o Viudedad, el cese definitivo, por razones de edad, de la actividad laboral puede intervenir a edades muy tempranas si se ha trabajado como minero o en actividades pesqueras, por ejemplo, o si uno se acoge a la jubilación anticipada. También es posible jubilarse después de los 65 años, incluso a los 70, si se es profesor de universidad. Con motivo de la entrada en vigor de la transición hacia los 67 años como nueva edad legal desde el 1 de enero de 2013, y recientes cambios en las condiciones para la jubilación parcial, la edad efectiva (media) de las nuevas altas de jubilación de la Seguridad Social ya supera los 64 años cuando hasta hace poco venía incluso disminuyendo.
Aunque muchas personas pensarían que la inmensa mayoría de los trabajadores se venían jubilando alrededor de los 65 años, por ser esta la edad legal hasta hace poco, lo cierto es que casi tantos trabajadores como se jubilan a los 65 años lo hacen a edades sensiblemente más tempranas. En particular, los 61 y los 63 años son dos “picos” de edad muy solicitados. Hay muy poderosas razones para ello. Todas ellas basadas en estrategias racionales permitidas por el sistema, que, diríase, no acaba de conocer la naturaleza humana.
En efecto, quienes se jubilan alrededor de los 61 años lo hacen porque su carrera de cotización, sus bases de cotización o ambas no les permiten ni siquiera alcanzar la pensión mínima del sistema, según la fórmula vigente, incluso de seguir cotizando hasta los 65 años. Además, son inmunes a las penalizaciones por jubilación anticipada justamente por estos mismos motivos. En ese caso, siempre recibirán la pensión mínima jubilándose cuanto antes y evitando seguir pagando cotizaciones. La edad modal de jubilación de este grupo de trabajadores es de 61 años. Por razones comprensibles, este comportamiento se observa más entre los trabajadores autónomos.
Por otra parte, muchos trabajadores por cuenta ajena, que han realizado largos años de carrera cotizando por bases de cotización elevadas, recibirían una pensión cercana a la máxima o incluso superior, siempre según la fórmula vigente, que les sería recortada hasta el nivel máximo, por lo que se jubilan lo antes que pueden siempre que las penalizaciones no les afecten demasiado. Ello suele suceder para la mayoría de estos casos alrededor de los 63 años.
El retraso progresivo de la edad legal de jubilación hasta los 67 años en 2027 va a provocar que todo el esquema de edades de jubilación se mueva, como ya lo está haciendo, de manera uniforme. Pero los incentivos que mantienen una parrilla tan amplia de edades casi “a la carta” van a continuar actuando.
Se preguntará algún lector por qué no incluyo en esta parrilla de edades de jubilación a los trabajadores acogidos al fenómeno de la mal llamada “pre-jubilación”, cuya edad media en la ocurrencia de su desvinculación con las empresas es simplemente desconocida, pero que debe estar muy por debajo de los 60 años. No creo que se deba mezclar este fenómeno, protagonizado por empresas y sus trabajadores, más o menos gustosamente, con el de la jubilación normativizada dentro del sistema de la Seguridad Social. De hecho, la pre-jubilación no es una figura propia del sistema y no tendría ninguna vinculación con la jubilación normativizada en ausencia de convenios especiales entre las empresas que la practican y la Seguridad Social, con intervención del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), que acepta pagar dos años de prestaciones por desempleo (más de veinte mil euros) y, de esta forma, aliviar el coste de esta práctica para las empresas. Además, lo cierto es que muchos trabajadores acogidos a los acuerdos de pre-jubilación siguen activos profesionalmente a través de colaboraciones profesionales con sus antiguas empresas o como consultores independientes.
Como puede apreciarse por lo dicho hasta ahora, la jubilación resulta ser más variopinta de lo que parece a priori, si bien las opciones que cada trabajador baraja en la última fase de su vida laboral vienen determinadas por estrategias individuales admitidas, cuando no estimuladas, por las normas del sistema. Estas normas, que son inteligentemente utilizadas por los trabajadores, bien asesorados por familiares y amigos, no siempre producen un resultado favorable al sistema.
Por José Antonio Herce
Presidente del Foro de Expertos de Mi Jubilación – Instituto BBVA Pensiones y Director Asociado de Analistas Financieros Internacionales (AFI).

Mi Jubilación

 

III Beca BBVA AM en Gestión de Activos

III Beca BBVA AM en Gestión de Activos

Bienvenido a la III Edición de la Beca BBVA AM en Gestión de Activos, una iniciativa que puede suponer un gran salto en tu carrera profesional.

El programa permite acceder al Máster en Gestión de Carteras en el Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), el centro oficial líder en formación financiera en España y Latinoamérica, y lo combinarás con una experiencia de 6 ó 12 meses de prácticas remuneradas en la Gestora de Fondos de Inversión y Planes de Pensiones del Grupo BBVA.

BBVA Asset Management te propone un programa compuesto por:

1 beca para el candidato con mejor puntuación global en el proceso de selección: Master en Gestión de Carteras y beca remunerada en Asset Management

BBVA Asset Management asumirá el 100% de la matrícula del Máster IEB en Gestión de Carteras (enero 2015 – enero 2016), valorada en 18.500 €, el cual contempla estancias en Madrid y Londres (London School of Economics). En paralelo con el Máster, el candidato completará una beca educativa de 12 meses en el Departamento de Inversiones de BBVA Asset Management con una retribución de 12.000 € brutos anuales. 1.000 € brutos mensuales.

Sus funciones durante la beca educativa estarán apoyadas en un Plan de Formación específico diseñado por el Departamento de Inversiones. Los objetivos de este plan son conocer la aplicación del House View de BBVA Asset Management; aprender sobre la monitorización de las carteras de fondos y planes; y profundizar en los conocimientos sobre la rotación de activos en las carteras, la valoración de activos y el performance attribution.

Al término del programa, el becario habrá adquirido un conocimiento exhaustivo en el marco de la gestión de fondos de inversión y planes de pensiones en BBVA Asset Management, aportándole un conocimiento integral del funcionamiento de una Entidad gestora de activos.

Concluidos el Máster y la Beca Educativa, BBVA se compromete a ofrecerle un contrato de trabajo en prácticas de un año de duración siempre y cuando el becario haya obtenido el Título Máster IEB de Gestión de Carteras y la valoración de la beca educativa realizada en BBVA Asset Management haya sido satisfactoria a criterio de la Unidad.

Un máximo de 10 becas parciales para los siguientes candidatos con mejor puntuación global en el proceso de selección

Estas diez becas cubren el 50% de la matrícula del Master IEB en Gestión de Carteras, asumiendo el candidato la diferencia  (9.250 €).

Asimismo, estos candidatos disfrutarán de una beca de 6 meses de duración en uno de los departamentos claves de BBVA Asset Management. La retribución fijada para esta beca es de 1.000 € brutos mensuales. Si la evaluación de las prácticas es positiva, al finalizar el programa podrán ser incorporados a los procesos de selección del Grupo BBVA.