El patrimonio gestionado en planes de pensiones individuales aumentó 2.080 millones de euros en 2012; hasta situarse en 53.169 millones, una subida del 4,07%. Las aportaciones alcanzaron los 2.693 millones y las prestaciones los 2.440 millones, lo que supuso un neto de 253 millones. No obstante, esta cifra es muy inferior a los 520 millones de euros de 2011. La diferencia se explica principalmente por el retroceso de las aportaciones, que cedieron un 14,25% con relación al año anterior, mientras que las prestaciones cayeron un 6,91%.

El año ha terminado con un tono bastante positivo. En los tres últimos meses del año, las aportaciones en planes de pensiones individuales alcanzaron los 1.452 millones de euros, y aunque esto supuso un 9,7% menos que en el mismo periodo de 2011, el retroceso hasta septiembre era del 18,5%.

Como suele ser habitual en el último trimestre del año, los planes garantizados fueron los que atrajeron más aportaciones. Éstas alcanzaron los 351 millones de euros, lo que representa un 24,2% del total, muy similar al porcentaje registrado en 2011. 

Pero, si nos fijamos en el conjunto del año, son los planes de renta fija mixta y de renta fija a corto plazo, los que consiguen más aportaciones (+625 millones de euros y +564 millones). La razón está en que estas dos categorías de planes reciben un elevado número de aportaciones a lo largo del año, siendo los de renta fija mixta los más desestacionalizados de todos, habiendo recibido el 54% de sus aportaciones en los tres primeros trimestres.

 

BBVA
Producto Europa – Product & Market Intelligence

Aviso Legal